lunes, 15 de diciembre de 2014

Tecnología que difumina lo humano

Reacciones: 
ME ACABA DE DAR FRÍO el invento que muestra el vídeo adjunto...

Si de por sí el humano falla en la atención al cliente, ¡imagina suplirlo con robots que atiendan al cliente y reemplacen al empleado del mes! Lo que se podría "ganar" en precisión (siempre y cuando el sistema tenga al día la base de datos del inventario, logística y los precios), perdería en calidez humana.

Ya nos peleamos bastante porque los empleados de piso y centros de telefonía (call center) luego dejan mucho que desear a veces por causa de la incapacidad, a veces por causa del guión y las políticas de la empresa, a veces por causa de la administración gerencial que no tiene al día las estanterías y los precios, a veces por causa de las actitudes y/o ineptitudes de los empleados, como para que se busque sustituirlos con máquinas. El trato humano, con todo y sus asegunes, jamás podrá ser suplido con efectividad, quizá sí con eficacia y eficiencia. Es decir, la máquina puede traer control eficaz y eficiente sobre los procesos, pero el efecto de relación siempre será literalmente inhumano.

No me opongo al progreso científico y tecnológico puesto al servicio de la sociedad, los gobiernos y la empresa, al contrario, incluso soy un ferviente y apasionado seguidor y defensor de las invenciones del ingenio del hombre que apuntan al bienestar y el mejoramiento de la vida, pero el morboso y mezquino afán por reducir costos de manera ficticia (lo ficto no necesariamente es lo deseable de facto) está llevando a la perversión de lo humano, pues cada vez nos encaminamos a dejar más y más fuera de los procesos al ser humano

Cierto, hay temas en los que es conveniente, pertinente restar o afinar el control humano sobre determinados procesos por razones tan variadas como ahorro de tiempo, reducción de los factores de error (precisión), Si bien avances como este benefician en la ampliación del tiempo dedicado al ocio o otras tareas del negocio, lo cierto es que nadie, fuera de la industria del entretenimiento bastante corrompido, ha hecho lo consiguiente para hacer del ocio una actividad tanto o más productiva en función del desarrollo humano, para mejorarnos como individuos, como personas, grupos, sociedades salvo en aspectos muy específicos, nada despreciables, sí, no obstante insuficientes.

La utopía tecnológica de la ciencia ficción está haciéndose realidad poco a poco enfatizando, bajo la apariencia de la virtud, la difuminación de lo humano.

jueves, 6 de noviembre de 2014

Túnel de la Serpiente Emplumada

Reacciones: 

viernes, 17 de octubre de 2014

LUIZ - Un Niño de Brasil explica a su Mamá porqué no quiere comer Animales

Reacciones: 
En la red de Facebook —que en mi experiencia viene siendo ya algo así como la cantina más frecuentada por mi ánimo— alguien publica un vídeo  donde se mira a un pequeñín brasileño conversando con su mamá, preguntando sobre lo que le ha servido en el plato para comer: pulpo con papas y arroz. El infante cuestiona a la madre sobre el pulpo, sobre la cabeza de la bestia. La madre le explica sin abundar en detalles que la cabeza es cortada en la pescadería, como a las gallinas en la pollería, para matarlos —cuida de no usar esa palabra— y el pequeño, en su inocencia cree, induce (más que deducir) con evidente indignación que “nadie come gallinas”, que nadie pues en general come animales. No concibe la muerte como un medio para el sustento de la vida.

Sí, el vídeo resulta conmovedor sin duda, como todo tipo de res-puesta semejante de una criatura. Lo interesante es que ya a tan pequeña edad maneje ciertas categorías de raciocinio (aun cuando falaces). Por ejemplo, la discriminación que hace entre seres vivos (animados) como los animales y los inanimados como los vegetales. Le preocupa la pérdida de la vida de los animales, pero no concibe siquiera que una patata, en tanto raíz, o el arroz, en tanto gramínea, también son en algún momento antes de la cocción seres vivos y ¡peor! seres de los que surge la vida.

Con todo respeto para los vegetarianos y los más extremosos, los veganos, ese tipo de inconsistencias, así, infantiles, son las que des-cansan en sus argumentaciones. ¿Válidas? Sí, en su conmovedora inocencia.

Si de veras fuéramos equitativamente compasivos ni siquiera comeríamos a las plantas. Es cuando me rebelo. La estupidez humana, no cabe duda, tiene muchas aristas y facetas.

Por ahí no han faltado quienes en su entera libertad han comentado cosas como: “el niño tiene razón” o “ojalá todos fuéramos tan lógicos como un niño”. Y no puedo más que pensar en Voltaire porque al fin y al cabo todos tenemos razón, aunque ello no signifique por fuerza que nuestro raciocinio será veraz. Aunque encantadora, la lógica en el planteamiento del infante es equivocada por naturalmente miope e inexperta. Si todos pensáramos como niños, más pronto que tarde veríamos que la vida no es tan simple en su infinita simpleza.

sábado, 4 de octubre de 2014

Destinado a ti

Reacciones: 
Por ahí leo el texto de una madre agradecida con la vida, no solo por tener un año más, sino por ser uno otro de disfrutar de la presencia, existir y compañía del fruto de sus entrañas que, considera ella --madre al fin-- la "eligió a ella como madre"...

Ya sé que no faltará quien me tache de insensible, pero la realidad es cruda y tarde o temprano los hijos afirmamos, con conocimiento de causa mucho más que creencia, que los padres y los hermanos no los elegimos e incluso al cabo de los años --decía mi padre-- los papás necesitan más de los hijos que estos de los padres. Pensar como esa mamá no es más que producto de lo que se llama pensamiento mágico y me hace recordar la maravillosa escena imaginaria en la historia del Pájaro Azul, de Maurice Maeterlink, donde los nonatos y por nacer están, unos felices y otros tristes, porque los padres y las familias a quienes están destinados no son lo que quisieran.



Nuestros padres y hermanos nos han sido dados, y puede ser que en algunos aspectos no sean lo que queremos. Los amigos nos eligen y los elegimos, los mentores nos son "impuestos" o los elegimos y sean lo uno o lo otro al final los aceptamos, rechazamos, recordamos u olvidamos. Así como con los gobiernos, cabe preguntarnos si tenemos los padres que nos merecemos tanto como si los padres tienen los hijos que merecen (en cantidad y calidad).

En la antigüedad, los etruscos, por mencionar una cultura, desechaba a los hijos que nacían baldados, deficientes, débiles. En nuestros días los protegemos o sobreprotegemos por considerar que tienen tanto derecho a vivir, aun con sus dificultades y limitaciones, como cualquiera. Esos hijos para algunos padres son vistos, aun cuando ya no se los sacrifique como antaño, como castigos; otros los ven como retos, y los que los toman por bendiciones.

Ese mismo pensamiento mágico me lleva a imaginar que mi gatita Micha me adoptó, que Los Tiripitín han llegado a mi vida por alguna extraña, paranormal, divina razón. Si fueran mis hijos, seguro no sería el padre que quizá ellos pudieran suponer, al menos por ahora no lo soy si me atengo a la circunstancia. Reflexiones como estas me acercan y alejan del misterio de la vida.

domingo, 24 de agosto de 2014

Incidencia de la tecnología en la habilidades de pensamiento

Reacciones: 
Mira el siguiente vídeo, amigo lector. Y míralo y lee el siguiente texto solo como quien se asoma a un resquicio en la ventana de los acontecimientos. El tema da para más, pero por ahora mi comentario queda en lo escrito. Reflexionaré más a fondo y escribiré más al respecto en ulteriores ocasiones.




Sean tontas, torpes o se trate de una vacilada, esto sí está ocurriendo con más frecuencia y en más de un aspecto.

En una ocasión discutí con algunos jóvenes con quienes compartí banca en la maestría en sistemas de información (otra que no pude terminar por razones de dinero, a pesar o quizá justo por la misma beca-financiamiento de la universidad donde daba clases y donde estudiaba dicha maestría junto con la de educación, también trunca); discutía, contaba, alrededor de este tema. La mayoría de esos jóvenes eran diseñadores web, diseñadores gráficos e ingenieros en sistemas y estaban tan confiados en sus conocimientos y los avances de la tecnología que al momento de someterlos a la prueba de dibujar a mano o confrontar una tecnología análoga de plano le sacaban la vuelta. No sabían hacer nada ni imagina un mundo sin la tecnología actual. Entonces les expuse el caso hipotético: supongamos que se suscitan en efecto las anunciadas guerras apocalípticas y todo el sistema actual como lo conocemos colapsa; nos vemos obligados a comenzar de nuevo y solo encontramos entre los restos de civilización viejos aparatos, cables, carcasas deformes, no hay energía eléctrica y un largo etcétera de calamidades. ¿Cómo lo resuelven? Por ahí uno dijo que tomaba un teléfono viejo y hacía las conexiones necesarias para transmitir un mensaje vía satélite. ¿Cuál, pregunté, ya no hay, ya no existen? Otro dijo lo construimos y ponemos en órbita. ¿Cómo, con qué combustible, con qué economía? Y así seguimos.

Se les dificulta a las nuevas generaciones, en su ensoberbecida confianza y simplicidad de miras al momento de enfocar la vida por delante que puedan quedarse sin nada de lo conocido. Las escuelas y los maestros no resuelven el tema enseñando lo BÁSICO, descartan los conocimientos "viejos" por "inoperantes" en la "actualidad", y con ellos si bien "desarrollan habilidades para lo de hoy", anquilosan la imaginación y las habilidades asociadas a lo elemental y que nos hizo llegar a tener lo que hoy gozamos, no nada más en lo tecnológico. No dibujan, no planean, no efectúan operaciones...

La dependencia de la tecnología es cada vez mayor y eso, si por un lado está generando un nuevo tipo de hombre, dudo que este nuevo hombre tuviere la capacidad de sobrevivir ya no digamos a condiciones como las de la Edad Media o más atrás, sino de hace escasos cincuenta o setenta años. Algo debe hacerse al respecto. No podemos ni debemos retroceder. McLuhan lo planteó con cuidado, la espiral tecnológica es imbatible, irrefrenable y la teoría de sistemas lo deja claro, ciertos cambios sistémicos son irreversibles.

Aun estamos a tiempo de reconsiderar hacia dónde y como nos encaminamos tecnológica y educacionalmente hablando. Mejor el progreso que el retroceso, pero nada nos asegura que en un punto del progreso debamos, por alguna circunstancia anómala, recurrir al conocimiento histórico y "regresivo". Creemos que ninguno sabemos "escribir en una tableta de barro con signos cuneiformes", no obstante escribimos con una vara en la arena, con el dedo y nuestras manos dejamos huellas en el concreto y llamamos escritura digital a presionar unas teclas que hacen posible generar estos caracteres en un soporte de comunicación. El conocimiento está ahí, ya dado históricamente, es cosa nuestra soterrarlo en el olvido, quizá como una curiosidad, o darle su justo valor evolutivo, mismo que nos ha posibilitado llegar hasta aquí hoy y tal vez más lejos mañana.